En este artículo vamos a contarte qué son las APIs, las ventajas del uso de las APIs y cómo funcionan. Es muy probable que ya hayas oído hablar de las APIs, pero que todavía no sepas muy bien que son.

Las APIs son una parte fundamental en el proceso de diseño de algunos programas. Es más, en la actualidad, son una pieza fundamental en muchas aplicaciones y diseños web y no solo son utilizadas por empresas privadas, sino también por empresas públicas, organismos locales, etc.

¿Qué es una API y para qué sirve?

Las siglas API significan Application Programming Interfaces y en castellano sería algo así como interfaz de programación de aplicaciones.

Dicho de otro modo, las APIs son un conjunto de protocolos y definiciones que se utilizan para desarrollar e integrar software, sistemas o aplicaciones y permiten que dos de esos componentes de software se comuniquen entre sí a  través de un conjunto de reglas.

Entonces, podemos decir que una API es un conjunto de especificaciones donde se establece cómo un software o programa se comunica con otro para realizar una o varias funciones.

Como usuario final, lo que verás de las APIs son los resultados que reportan. Por ejemplo, cuando abres tu cuenta de Facebook y puedes compartir los resultados de un juego. Ambos software están conectados mediante una API.

Las APIs proporcionan utilidades que de otra manera habría que implementar. Imagina una API como una navaja. Podemos tener una navaja que solo sirva para cortar y que lo haga de maravilla, pero también podemos tener una navaja suiza que corta, aunque también es abre-latas, descorcha-botellas, etc.

En definitiva, las APIs son el medio por el cual los sistemas proporcionan utilidades o, mejor dicho, exponen funcionalidades que pueden ser utilizadas por terceros y que de otra manera estos tendrían que implementar.

Teniendo más claro ya qué es una API y para qué sirve, pasemos ahora a ver los beneficios de usar una API.

¿Qué ventajas tiene el uso de las APIs?

En cuanto a las ventajas de usar una API, podemos verlo desde dos puntos de vista. Por un lado estarían las ventajas para los desarrolladores y por otro, para los usuarios o, en este caso, para tu negocio.

Para los desarrolladores, el uso de APIs les facilita la vida. Un ejemplo que lo ilustra muy bien es cuando en una aplicación de un ecommerce se quiere implementar un sistema de pagos. Los desarrolladores pueden crear desde cero un sistema de pago o, mediante el uso de una API de servicios de pago como la de Paypal, pueden ahorrarse el tiempo de desarrollo desde cero.

Al final se trata de aprovechar lo que otros desarrolladores han creado para aplicarlo a proyectos propios. Es un mercado como otro cualquiera, que vende utilidad en forma de desarrollos.

Por el lado del usuario final, las APIs también tienen algunas ventajas muy interesantes. La principal es el ahorro de costes, pero hay más.

Una API te ayudará a transformar tu negocio en una empresa que puede llegar a un público objetivo que, sin haber incorporado una API, hubiera sido inaccesible. Nuevas oportunidades se traducen en nuevos ingresos.

Una API te permitirá organizar sistemas internos de forma que puedan dar apoyos a nuevos proyectos innovadores y mejoras sustanciales en los procesos de tu negocio. Pero no solo eso, sino que también incrementan la agilidad de algunas tareas, haciendo que pierdas menos tiempo en lo que antes te llevaba semanas o meses.

En definitiva, el uso de APIs en la actualidad representa una ventaja competitiva para muchas empresas. Al final pueden mejorar desde la experiencia de usuario en una app, hasta extender un sistema interno de un negocio para que lo usen terceros fuera de la empresa. ¡Un sinfín de usos!

Tipos de APIs

Podemos diferenciar varios tipos de APIs:

APIs de servicio web

Las APIs de servicio web hacen posible el intercambio de información entre una aplicación y una web, en general, mediante peticiones http o https.

APIS basadas en clases

Por su parte, las APIs basadas en clases se suelen orientar a objetos con JAVA y permiten la unión de datos en torno a clases. En definitiva, utiliza clases abstractas para la creación de apps como lo haría cualquier programa desarrollando este lenguaje.

APIS de funciones en sistemas operativos

Las APIs suelen facilitar la interacción de los software con otros sistemas operativos.

APIS basadas en bibliotecas

Normalmente se usan para el intercambio de información de una biblioteca entre una app y un software y suelen estar diseñadas en JavaScript.

Existe otra diferenciación de APIs si nos fijamos en el ámbito de uso, pudiendo ser:

  • APIs privadas: se generan internamente en una empresa y se utilizan solo dentro de esa empresa. El objetivo es maximizar la productividad a la hora de integrar sistemas internos.
  • APIs públicas: son las que se desarrollan abiertas al público y cualquier persona puede utilizarlas, aunque el uso de algunas de ellas puede tener un coste asociado.

¿Cómo funcionan las APIs? 

Lo que hacen las APIs es permitir que productos y servicios digitales se comuniquen entre sí. Un producto digital es todo aquello que puede comprarse o descargarse a través de Internet, así que las APIs hacen de “intermediarios” entre las solicitudes que generan los usuarios a la API y viceversa.

Si tenemos en cuenta que el contexto empresarial en el mundo digital cada vez está más desarrollado y la competencia dentro es mayor, no sería de extrañar que los productos digitales que se basan en APIs sean por sí mismos una herramienta o producto.

Podemos afirmar que cuando un negocio consigue implementar una API en su funcionamiento, la mayoría de las veces ese negocio se coloca en un nivel superior en cuanto a su competencia. Y eso se traduce en más ingresos.

Quizás con un ejemplo se entienda mejor. Vamos a imaginar que una empresa que fabrica y vende muebles a otras empresas quiere ofrecer a sus clientes una aplicación para que puedan comprobar en la web si hay stock disponible de los tipos de muebles.

Desarrollar una aplicación con este objetivo sería muy caro y llevaría mucho tiempo, sin contar el mantenimiento permanente para que funcione correctamente. Por eso, gracias a utilizar una API desarrollada para verificar si hay o no stock, los clientes podrán ver si la empresa cuenta con inventario antes de hacer el pedido y la propia empresa distribuidora de muebles hacer cambios internos sobre el stock disponible y otras características.

Con una API que ya esté desarrollada, los propios desarrolladores de la empresa de muebles serían capaces de desarrollar una aplicación para ayudar a los clientes a elegir los muebles más indicados para sus necesidades.

Esto representaría un extra en el servicio de la empresa de muebles y podría dar como resultado más ventas y clientes más contentos.

Las APIs son una parte importante cuando nos referimos al desarrollo de software o aplicaciones porque muchos servicios que utilizamos a diario no existirían sin las APIs.

Ejemplo de uso de APIs

Las API pueden emplearse con finalidades sociales, financieras (incluyendo pagos online), localización, administración, gestión de plataformas Cloud…

Algunos ejemplos en los que se emplean API:

  • E-commerce: Amazon, eBay
  • Localización: Google Maps, Foursquare
  • Social: Twitter, Instagram, Facebook, Flickr
  • Financiero: PayPal, BBVA,Stripe, Adyen
  • Administración: Banco Mundial
  • Comunicación: WhatsApp

Empresa de desarrollo de programas a medida

Como has comprobado, la implementación de una API no está limitada a las grandes empresas, sino que cualquier tipo de negocio, pequeño o mediano, puede beneficiarse de esta tecnología. 

Si finalmente has decidido que necesitas un desarrollo a medida para tu negocio, en Yapiko nos ponemos a tu completa disposición. Somos especialistas en integración de aplicaciones y desarrollos a medida. Estaremos encantados de atenderte.

Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos y ayudaremos en todo lo que necesites Además puedes solicitarnos presupuesto sin ningún compromiso. Lo hacemos porque queremos impulsarte a crecer como empresa y porque nos gusta implicarnos en cada proyecto.