A la hora de desarrollar un producto en cualquier sector hay que enfrentarse a altos niveles de incertidumbre. En ocasiones, es necesario realizar múltiples versiones del producto para ir puliéndolo en base a las necesidades de cada cliente. Es aquí donde entra en juego MVP (Mínimo Producto Viable), una estrategia clave para ayudar a las compañías a construir su producto.

¿Qué es el Producto Mínimo Viable o MVP?

El MVP consiste en la versión mínima de un nuevo producto, el cual incluye únicamente las características más básicas para poder satisfacer las necesidades del cliente, de esta forma, se puede reducir el riesgo en una empresa que está empezando.

El creador de este concepto fue Eric Ries y, considera que el MVP es uno de los principales requisitos para que una empresa pueda reducir el riesgo en los procesos. Además, ofrece la posibilidad de mejorar un proyecto durante su creación.

Para poder llevarlo a cabo con éxito, debes tener en cuenta la funcionalidad, la fiabilidad, la usabilidad y el diseño. De esta forma, podrás satisfacer las necesidades de tus primeros clientes potenciales.

Características de MVP

Es importante conocer las características del Producto Mínimo Viable para ayudar a los encargados del desarrollo del producto a no desperdiciar tiempo ni recursos en su creación. Las características clave son las siguientes:

  • Diseño: hay que conseguir un diseño adecuado para que la experiencia al cliente sea positiva, logrando satisfacer tanto el aspecto visual como la interacción con el producto.
  • Usabilidad: tiene que tener unos estándares mínimos de usabilidad para que llame la atención de los usuarios y sea útil para ellos.
  • Fiabilidad: la fiabilidad en MVP involucra que los clientes confíen en el producto y ayuda a crear una reputación.
  • Funcionalidad: dispone de las funciones necesarias para poder solucionar el problema específico a los consumidores y ayuda a satisfacer la demanda.

¿Por qué es importante MVP (Minimum Viable Product)?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, es un proceso enfocado en desarrollar prototipos y permite crear múltiples versiones para mostrarlo a los clientes, lo cual se puede traducir en lo siguiente:

Permite obtener un aprendizaje sobre los clientes

MVP hace referencia a una versión de un producto que permite obtener información valiosa sobre los clientes. Se utiliza para probar rápidamente cómo responde el mercado sobre un producto de manera cualitativa y cuantitativa.

El principal objetivo que se busca con este método es evitar el desarrollo de productos que realmente los clientes no quieren y maximizar la información que se obtiene en base al coste y al esfuerzo invertidos.

Es una estrategia y un proceso enfocado en crear un producto y venderlo orientado a un grupo específico de clientes a través de la generación de ideas, el desarrollo de prototipos, la recolección de datos y el aprendizaje continuo.

Un MVP necesita un esfuerzo extra en hablar con los diversos clientes, establecer métricas y el posterior análisis de los resultados obtenidos.

Enfocado a Early Adopters

Un MVP está enfocado a clientes con un alto nivel de tolerancia, que estén dispuestos a dar un feedback y tengan una alta capacidad para entender la visión del producto.

Curva de aprendizaje

El Minimum Viable Product depende del contexto de éste y busca comprobar que efectivamente el producto resuelve una necesidad del mercado antes de invertir demasiados recursos en su desarrollo.

Para ello, se crean prototipos que son posibles de corregir sin tener que invertir un esfuerzo extra, gracias al feedback de los clientes.

Cómo se construye un MVP

El ciclo se basa en Construir – Medir – Aprender a través de las distintas ideas, códigos y datos, minimizando el tiempo de cada paso.

El proceso se repite hasta que se consigue responder a las necesidades del cliente o hasta que se determina que el producto finalmente no es viable.

Construye tus ideas

Primero establece tus métricas y qué es lo que quieres conseguir. Gracias a esto establecerás qué es lo que necesitas medir, aprenderás sobre tu hipótesis y te servirá para conocer tu Producto Mínimo Viable.

Asegúrate que la versión del producto cuenta con las características necesarias para resolver el problema para el que ha sido creado. Asimismo, debe tener una interacción real con el público.

Realiza pruebas A/B que te ayuden a elegir cuáles son las características del producto que mejor funciona.

Mide el rendimiento

Realiza pequeñas pruebas para verificar tus hipótesis. Establece métricas para evaluar los resultados y analiza estos indicadores clave de los que dependerá el éxito del lanzamiento.

Las métricas deben medir la relación directa entre causa y efecto como, por ejemplo: conversión, transacciones, descarga, puntuaciones, tráfico…

Aprende de los datos obtenidos

Los resultados obtenidos en el paso anterior te permitirán construir tu MVP y te servirá de apoyo para realizar los ajustes necesarios. Si los resultados han sido favorables acorde a tu hipótesis, continúa por el camino indicado. Por el contrario, si no es así, modifica aquello que no esté funcionando.

Desde Yapiko, te ayudamos en la creación de tu producto de software, asesorándote y desarrollándolo e implementando previamente tu MVP si se aplicara en tu caso de negocio específico.